El club atlético Boca Juniors conocido simplemente como “el Boca Juniors” es un popular club deportivo en Argentina, mejor conocido por su equipo de football soccer. Su estadio local “Alberto J. Armando” tiene una capacidad para albergar 50,000 fanáticos. Con el fin de proteger el estadio y garantizar la seguridad durante los partidos y actividades se requirió un robusto y exhaustivo sistema de video vigilancia.

Retos
Un requisito de Boca Juniors, propietario del estadio, fue el que las cámaras de vigilancia pudieran ofrecer a los usuarios del sistema la capacidad de rastrear y realizar acercamientos a las personas y de esta manera ser capaces de ayudar al personal de seguridad para determinar quien está implicado en casos de agresión, robo o pleitos entre los asistentes y poder determinar oportunamente si los altercados pudieran afectar la correcta operación de partidos o eventos.
La vigilancia de un estadio de tal magnitud es un enorme desafío. Teniendo un gran flujo de personas tanto en la entrada como la salida del estadio, es de vital importancia el garantizar la seguridad de todos los asistentes, por lo cual es necesario cubrir cada rincón del lugar.

Solución
Boca Juniors decidió utilizar una solución de Hikvision que consiste en DVRs autónomos, domos PTZ de Alta Velocidad y cámaras a color para asegurar el estadio. Este sistema permite al personal de seguridad monitorear de manera eficaz todo el el entorno del estadio cubriendo aéreas como el campo de futbol, entradas y salidas.

El proyecto ofrece una solución de video vigilancia las 24 horas del día, los 7 días de la semana utilizando domos PTZ de Alta Velocidad junto con cámaras fijas. Dentro del estadio se eligieron domos PTZ para realizar un monitoreo de 360°. Los domos PTZ ofrecen una alta calidad de video con una resolución de 480TVL así como una velocidad de PAN de 400°/s y TILT de 150°/s lo cual permite al personal de seguridad realizar un rápido rastreo y acercamiento a personas para obtener detalles claramente y de esta manera tomar acciones inmediatas. Por otro lado, las cámaras fijas se utilizaron para supervisar las entradas y salidas del estadio.

Los asistentes al estadio pueden ver las cámaras y saber que están siendo monitoreados y de esta manera se provoca un fuerte efecto disuasivo contra actividades ilícitas tales como vandalismo, robo e infiltraciones de personas sin pagar ticket. Las personas son menos propensas a realizar estas acciones ya que están consientes de que el video grabado puede utilizarse como evidencia. Otras eventualidades como riñas o pleitos entre el público durante espectáculos, conciertos y otros eventos también pueden ser supervisados.

Habiendo tantos puntos de monitoreo en las diferentes ubicaciones de todo el estadio, el sistema de vigilancia debe soportar el la visualización simultanea de múltiples canales de video. Para poder realizar esto Hikvision ha suministrado DVRs autónomos que soportan el monitoreo de 16 canales de video simultáneamente. Los DVRs también deben ser capaces de soportar loop de video hacia el TV Wall, permitiendo al personal de seguridad tener una imagen clara de lo que sucede en el estadio. Además, con las salidas de video principal y auxiliar los DVRs pueden soportar la operación de la interfaz GUI y la visualización de video a través de la salida auxiliar en una pantalla independiente.

“La solución de video vigilancia de Hikvision tiene un efecto positivo en la protección del estadio” dijo el Lic. Christian Uriel Solano, Presidente de Security One Argentina, distribuidor de Hikvision responsable del proyecto. “Ahora podemos proveer un ambiente más seguro a las personas que acudan a los eventos realizados en el Estadio Alberto J. Armando, eso es exactamente lo que estamos buscando” agregó.